ENVÍO GRATIS a Península en todas tus compras desde 40 €

Si eliges conscientemente los alimentos, ¿por qué no haces lo mismo con el agua que bebes cada día? Para estar sano, es aconsejable beber entre un litro y medio y dos de agua al día, y su calidad importa mucho. Pero imagina el impacto medioambiental que puede tener el consumo diario de agua mineral embotellada. Por eso, la mejor opción para el medio ambiente y para nuestra salud es el agua filtrada.
Agua filtrada: cuida tu salud sin dejar huella en el planeta

El consumo de agua en España es seguro. En todas las casas hay agua potable, que pasa por procesos y controles que garantizan que sea apta. Pero el agua que acaba en nuestro vaso puede reunir sustancias poco recomendables para nuestro organismo, que son arrastradas a su paso por las tuberías. Aluminio, arsenio, flúor, tóxicos y bajas concentraciones de sustancias que, aunque no pongan en riesgo nuestra salud a corto plazo, es mejor evitar. Además, sobre todo en las zonas costeras, el agua del grifo puede tener mal sabor.

Un compromiso con el residuo cero y el equilibrio interno

Eliminar el cloro, los sabores extraños, los componentes inorgánicos y las posibles bacterias del agua es el principal objetivo del filtrado. Además, con este sistema evitamos la generación de basura plástica, así como la ingesta de microrresiduos que provocan cuellos de botella industriales. Nuestro cuerpo es 80% agua, por lo que lo que ingerimos influye en su equilibrio. Y, si hay algo que queremos que recuperes en tu estancia en Casa SiempreViva, es precisamente el equilibrio.

Por ello, elegimos la filtración por ósmosis por la calidad del resultado. Se utiliza una membrana para recoger las impurezas. Con esto, se obtiene un agua de alta calidad tanto para beber como para cocinar.

Entonces, ¿cuáles son los beneficios del agua filtrada?

Aquí te explicamos los principales:

Beberás un agua de gran pureza, con un sabor y olor limpios. No cabe duda de que la filtración mejora sus cualidades organolépticas, lo que también se traduce en un mejor sabor de los alimentos. ¿Y qué podemos decirte del café hecho con agua filtrada?
Que evitarás ingerir residuos y sustancias poco recomendables. Pocas cosas más sencillas para cuidarnos que beber agua filtrada.
Aprovecharás los minerales beneficiosos del agua, como el magnesio, el potasio o el calcio, que quedan tras el proceso de filtrado.
Te ahorrarás el gasto de comprar agua mineral. Un buen filtro se amortiza en poco tiempo.
No generarás residuos de plástico que, en el caso de las botellas, pueden tardar hasta mil años en degradarse. También lo hacen en forma de microplásticos, muy perjudiciales para todos los ecosistemas y sus habitantes.